Cómo ya sabéis nosotras nacimos en Pontones, un pequeño pueblo situado en el corazón de la Sierra de Segura, justo donde nace el Río Segura.

Nos encanta ir allí de vez en cuando y disfrutar con nuestra familia, amigos de la infancia y vecinos del pueblo, hacer senderismo, ya que hay mucha belleza paisajística en aquel entorno y «echar la liga», que algún día os contaremos de que va esta tradición, pero que nada tiene que ver con lo que se os está pasando por la cabeza.

Un día nuestro amigo y paisano, Antonio Rodriguez nos habló de un alojamiento rural que estaba construyendo con la intención de que los huéspedes que se alojaran en él, pudieran disfrutar de las experiencias reales del día a día en la zona de las personas que viven allí. Nos pareció una idea tan fantástica que pensamos en disfrutarla nosotras mismas un fin de semana.

La imagen puede contener: cielo, exterior y naturaleza

Fijamos fecha para que nos cuadrara a todo el equipo y mientas preparábamos las maletas, un día, hablando con Alexandra de Diario de Una Reforma le hablé del viaje y se apuntó con nosotras, junto con su madre y su hermana. Así que nos fuimos todas rumbo al El Cerezo que es donde se encuentra La Pariera.

Como podéis ver el entorno es muy bonito, pero en esta estación, acompañado de los colores de otoño, lo hacen espectacular.

Hemos sido pastores por una tarde (Marco también, este niño es un todo terreno), hemos aprendido mucho sobre el comportamiento de las ovejas, de los perros pastores y de la vida en el medio rural.

Hemos limpiado los comederos de las ovejas, les hemos echado de comer, hemos visto como se unen a sus crías y les dan de comer, y hasta hemos ordeñado las cabras nosotras mismas para hacer queso.

Nos ha gustado mucho la naturalidad de las vivencias, ha sido como pasar 24 horas con una familia autóctona del lugar… la madre de Antonio se unió a nosotros y con una dulzura especial que desprende, nos contó anécdotas de la aldea, de cómo vivían hace años, de como cocinaban y hasta nos trajo un plato de migas que había hecho para su familia y le apetecía que las probáramos.

Antonio nos enseñó a hacer pan y lo hicimos nosotras mismas, lo cocimos en el horno y nos lo comimos acompañado con tomates de la zona, con sal gorda y aceite de oliva… todo estaba buenísimo, ecológico 100%.

Nos ha encantado vivir esta experiencia en La Pariera, es un lugar ideal para desconectar y hacer actividades enriquecedoras para adultos y pequeños. Además los apartamentos son preciosos y muy cómodos, se nota que están hechos con mimo, ilusión y dedicación.

#SOMOSIMPARABLES

Pero la mejor de las vivencias que nos traemos es la convivencia de equipo, con Carmen que es la última que se ha incorporado a D’Arôme y que no es hermana, sólo teníamos relación de trabajo y estos días hemos tenido la oportunidad de conocernos fuera del entorno laboral y eso ha hecho que la queramos aún mas… igual ha pasado con Alexandra y su familia, nos hemos reído muchísimo, hemos echado «la liga», hemos hablado de nosotras…

Un proverbio chino dice que si caminas sólo irás mas rápido, pero si lo haces acompañado irás mas lejos, nosotras estamos seguras de ello, pero también de que trabajar con pasión y acompañarte de personas que se apasionen contigo harán que disfrutes a cada paso del camino.

¡Gracias por acompañarnos hasta aquí!

Y si tienes un equipo de trabajo, te recomendamos que salgáis del entorno laboral y hagáis actividades que os ayuden a conocer las personas que sois en vuestro día a día, todos saldréis enriquecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *