La alergia es una de las enfermedades más comunes en la actualidad, un problema a nivel mundial. Todos conocemos personas que padecen algún tipo de alergia o incluso nosotros mismos.

El periódico de La Vanguardia nos aporta ciertos datos, acerca de la alergia que no tienen ningún tipo de desperdicio. Estos son:

  • El 30% de la población mundial padece una o varias enfermedades alérgicas.
  • La ¼ de las personas sufren la enfermedad en España
  • Y el 70% de estas alergias vienen a través del aire, por lo que es de vital importancia tener una buena calidad de este.

Los síntomas de la alergia más conocidos y habituales son:

  1. La falta de la calidad del descanso
  2. Los trastornos del sueño
  3. Y el bajo rendimiento tanto en el trabajo como en la formación escolar

Es muy importante, tener en cuenta la calidad del aire que respiramos ya que este puede tener una variedad de efectos adversos en la salud, como problemas respiratorios o enfermedades cardiovasculares como se indica en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hace unos años llegó a nuestras vidas la lámpara catalítica, sus orígenes se remontan a más de 100 años y se inventó para limpiar el aire de los hospitales. Entre sus beneficios se encuentran:

  • La mejoría en las enfermedades respiratorias como la bronquitis, los resfriados, el asma y las alergias.
  • La desinfección del ambiente, ya que elimina el 80% de las baterías, hongos y ácaros del polvo. Ideal para la situación en la que nos encontramos con el Covid-19.
  • La purificación del aire
  • Y su poder para perfumar y eliminar los malos olores

Por último, queremos contaros una experiencia personal de una de las componentes del equipo de D’Arome. Esta es Paqui, la cara más conocida de esta pequeña familia.

Ella compró la lámpara catalítica, pero la dejó en el armario sin usarla durante varios meses hasta que una noche fue su salvación. ¿Qué es lo que pasó? Sergio se encontraba fatal de la alergia y no podía coger el sueño, cerró todas las ventanas para ver si notaba algún tipo de mejoría, pero no la encontró. Entonces, Paqui recurrió a esta lámpara catalítica que tenía abandonada. Una vez puesta y tras varios minutos después, él empezó a notar que se le había quitado totalmente la congestión y la tos seca que le producía la alergia y se quedó dormido.

¿NO TE LO CREES? Puedes comprobarlo tú misma con aquella persona que tenga problemas de alergia, ¡¡Aquí te dejamos más experiencias que han compartido nuestras clientas!!

Opiniones de las clientas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *