Esta semana hemos conseguido llegar, gracias a todos vosotros, a los 50.000 seguidores en Instagram. Para nosotros es algo que no puede quedar en el olvido, así que, hemos querido compartir toda nuestra felicidad y agradecéroslo con este pequeño paseo por el tiempo.

Queremos que nos acompañéis en esta historia o, mejor dicho, en este capítulo de un libro titulado D’Arome ya que, como se suele decir, todo lo bueno en la vida tiene su historia.

Nos gustaría que todo lo que nos pase quedase registrado, guardado aquí como una cápsula del tiempo para ser desenterrada más tarde. ¡Como en las películas!

Esperamos que disfrutéis leyendo estos fragmentos de nuestro día a día, de los Pequeños Grandes Momentos que están haciendo de este viaje algo tan GRANDE.

Todo comienza en 2013 cuando decidimos abrir una cuenta en una aplicación llamada Instagram, quizá os suene, para empezar a subir contenido. Nuestra primera fotografía fue publicada el 10 de abril de 2013 con un pie de foto que decía “empieza nuestra aventura”. Lo que jamás hubiésemos imaginado es que esta aventura acabaría formando una gran familia.

Aunque ya no esté, nuestra primera tienda, estuvo en Mazarrón. Mucho antes que la de Alhama e incluso que la web. Fue, por decirlo de alguna manera, nuestro punto de partida.

Desde entonces, no hemos parado de imaginar, de soñar, de innovar y de inventar cosas nuevas para, de alguna forma, hacer que nuestro trabajo fuese más bonito y divertido. Hubo un año que hicimos un proyecto al que llamamos “el mes de la positividad”, ¿lo recordáis? Llenamos todo el escaparate con mensajes preciosos.

Quisimos seguir creciendo y, no solo queríamos que nos conocieran, sino que, además, nos dimos cuenta de que era más importante que nos reconocieran, por eso decidimos crear una imagen de marca y diseñar nuestro primer logo. Este ha sido modificado con el tiempo, pero sigue manteniendo su esencia y, desde aquel entonces, ha vestido la fachada de todas nuestras tiendas.

También hubo un año que tuvimos la idea de personalizar capazos a mano. Lo hacíamos con nuestras propias manos y con todo el gusto del mundo. Muchas veces nos preguntamos quién de nuestros clientes conservará alguno de estos capazos.

Después de tanto tiempo, vemos fotos de nuestros inicios y hay algunos detalles que nos hacen bastante gracia como, por ejemplo, pensábamos que antes vendíamos muchas bolas, ¿quién nos iba a decir a nosotros todo lo que estaba por llegar?

Tantos años en D’Arome y ya hemos hecho casi de todo. Es lo que tiene, a veces, el pequeño comercio. Que es duro. Hemos vendido aromas, difusores, bisutería, lámparas catalíticas, ropa, botellas térmicas… ¡un poco de todo!

Además, recuerdo también cuando vendíamos lazos para ayudar a la Asociación contra el cáncer de Mazarrón. ¡Conseguimos donar 2.400€ gracias a vuestra solidaridad!

Un poco más tarde, decidimos introducirnos en el mundo de YouTube. Anda que no habremos hecho vídeos desde entonces…

Creo que también es necesario recordar nuestro primer anuncio publicitario, ¡nos sentíamos casi famosas cuando los niños nos preguntaban que si éramos famosas de verdad!

Durante todos estos años no hemos parado de trabajar para hacer que vuestros pedidos llegasen de la mejor forma posible. Poniendo todo nuestro cariño en ello. Aún recuerdo nuestro primer portes gratis y el famoso vídeo de Ana diciendo: “¿Cómo? ¿Portes gratis? ¿Todo el finde?” Jajajaja, ¿lo recordáis? Desde ese entonces no hemos podido parar de hacer cosas por y para vosotros: sorteos, portes gratis, directos, descuentazos, juegos… ¡y lo que nos queda por inventar!

Fueron pasando los años y, nosotras, cumpliendo con ellos. Hasta llegar a 5 años. Fue increíble. Nos costó mucho llegar hasta ahí, pero el camino ha sido precioso. Jamás podremos agradeceros, a todos y cada uno de vosotros, todo el cariño que recibimos siempre.

Poco después llegó alguien muy importante para nosotras… ¡Marco! Y, desde su llegada, no ha podido resistirse a llenar de amor a todo aquel que se cruza en su camino. Y, con él, llegó nuestra querida Carmen.

Seguíamos creciendo y, por ello, nos dieron varios premios a finales del 2019: Premio a Mejor Aplicación Web, Premio Emprendedoras 2019 y Premio Comercio Local. Estos reconocimientos no nos pudieron hacer más ilusión. Fue increíble.

Todo iba genial, pero llegó 2020 y, con él, una pandemia que nos obligó a parar. El miedo, la incertidumbre, la rabia, la frustración, la impotencia de no poder hacer nada… Por suerte contábamos con todos vosotros que nos disteis muchísima fuerza para poder seguir tirando del carro. Mil gracias, de corazón. Esto hizo que nuestra actitud cambiara totalmente, un factor muy importante para que, al acabar el confinamiento, volviésemos a subir la persiana de nuestra tienda.

Seguimos caminando, cumplimos 7 añazos y, cuando alguien cumple años, significa que está creciendo. Por eso, tuvimos que ampliar la tienda y la plantilla. Fue en este momento cuando llegaron a nuestras vidas dos hermanas maravillosas a las que adoramos: Mercedes y Judith.

Gracias al esfuerzo y trabajo de todo el equipo pudimos cumplir algo que teníamos pendiente y que, por fin, pudimos quitar de nuestra lista de sueños. Sacamos nuestra propia marca de aromas, LOES, que nació el 4 de octubre de 2020 basándose en nuestras raíces, en nuestra historia.

Fue desde ese momento en el que decidimos que debíamos abrirnos y transmitiros todo lo que nosotros sentíamos con los aromas. En 2020 nos prohibieron algo vital, los besos y, por ese motivo, decidimos crear un aroma que pudiese recordarnos lo que era la sensación de besar o ser besado.

Las emociones fueron las que nos impulsaron a continuar con un viaje que, a día de hoy, nos ha hecho conseguir a 50.000 personitas a las que les gusta lo que hacemos y que nos hace sentir reconfortados con ello.

Hasta aquí llega este capítulo pero, no os preocupéis porque, dentro de muy poco, vendrán historias nuevas para compartir, contar y guardar y, nosotros, estamos deseando saber qué pasará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *